Inicio > Noticias

17/08/2010 - España marcó su terreno en el primer cuarto. Navarro, Vázquez y Calderón marcaron el ritmo de juego y de anotación, bien secundados por Mumbrú y Garbajosa


España se ha adjudicado hoy el torneo pre-mundial de Logroño al conseguir, ante Brasil, su segunda victoria, por 84-68 en un partido en el que los de Sergio Scariolo han demostrado tener más calidad y, sobre todo, continuidad en su concentración.

Brasil evidenció en el partido que baja muchos enteros sin Splitter y Nené Hilario y, para colmo de males, hoy reservó a Huertas tras un golpe, perdió a Varejao por una lesión que podría dejarle sin Mundial y contó con un Barbosa muy irregular.

Así, el campeón sudamericano jugó al límite y, cuando no pudo más, se fue del encuentro -puso como excusa el arbitraje- y fue arrollado por un conjunto mucho más regular y confiado en sí mismo.

Porque aunque todavía tiene muchos detalles que pulir, Scariolo puede estar satisfecho tras la demostración de autoridad de sus titulares de hoy -Marc y Rudy siguen sin jugar-, que han decantado el choque ya en los diez primeros minutos.

Sus sustitutos quizás no han estado a esa altura, pero con actitud defensiva han mantenido a distancia a los brasileños y han contribuido a un triunfo más en la fase de preparación de España.

España marcó su terreno en el primer cuarto. Navarro, Vázquez y Calderón marcaron el ritmo de juego y de anotación, bien secundados por Mumbrú y Garbajosa, y en diez minutos casi arrollaron a Brasil.

El campeón sudamericano solo pudo resignarse a ver un inicio "eléctrico" con dos canastas de Calderón y dos triples consecutivos de Navarro.

Y no es que los brasileños no trataran de responder al ritmo español. Barbosa hizo todo lo que pudo por tirar de sus compañeros, pero en esos momentos se vio muy solo en ataque, sus compañeros carecieron de precisión y en poco tiempo se vieron 18-6 por debajo

Varejao intimidaba bajo canasta, pero no aportaba más. Pero en el segundo cuarto, cuando España cambió a sus cinco jugadores, encontró más facilidades ante Claver, que acusó la ansiedad de tener una oportunidad que será más cara en el Mundial

Los suplentes españoles pusieron voluntad, pero su efectividad de ataque y, sobre todo, su agresividad en defensa, fue inferior, lo que dio un respiro a Brasil mediado el segundo cuarto.

Pero Scariolo dio entrada en el campo a Navarro y Garbajosa y España volvió a ver el aro con facilidad y a superar los diez puntos de renta (37-24).

Sólo una reacción del brasileño Giovannoni -con 6 puntos consecutivos- en los minutos finales de ese cuarto permitió a Brasil meterse en el partido (37-32) aunque Garbajosa cortó esa fase con un nuevo triple y el descanso llegó con los diez puntos de diferencia a favor de España (44-34).

Los españoles regresaron fríos al campo, sin precisión en ataque y una defensa menos efectiva que antes, con lo que Brasil, poco a poco, fue "recortando" el marcador con un 0-6 (44-40) que motivó el tiempo muerto de Scariolo.

España siguió dos minutos sin encontrarse bien, lo que deparó el empate de Brasil (49-49) con un triple de De Souza a cuatro minutos de finalizar el tercer periodo.

El equipo de Scariolo intensificó más su defensa lo que unido a tres errores de los brasileños devolvió a España una corta renta (57-51) que aumentó al final del cuarto (64-55) tras unos errores de los brasileños, que pagaron sus nervios con los colegiados

Brasil siguió sin reaccionar en el inicio del último cuarto, cuando Barbosa cometió su quinta falta -lo que mermó más a su equipo- y España empezó a "gustarse" -Claver se desquitó con un triple- y a aumentar su renta (69-55 en tres minutos).

El equipo que dirige Rubén Magnano se había ido ya del partido a pesar de que algunas acciones individuales le mantenían con un marcador "aceptable".

Y para terminar de romper su concentración Varejao se lesionó en una acción fortuita, en la que Vázquez cayó encima de su tobillo derecho; para entonces otro de los líderes Brasil, Huertas, llevaba ya muchos minutos en el banquillo tras sufrir un golpe en el primer cuarto.

El entrenador brasileño fue quien rompió de forma definitiva el partido al provocar su expulsión con protestas airadas a los colegiados, impropias de un torneo amistoso.

Así los últimos minutos fueron un paseo para España que amplió su ventaja hasta rozar los veinte puntos.

Valid CssValid Xhtml 1.0
La información, y datos de carácter personal aparecidos en esta Web no pueden ser utilizados total o parcialmente sin autorización expresa del administrador de la Web (F.R.B.). Cualquier utilización fraudulenta de la misma podrá ser perseguida judicialmente.